Cuidado de tu Prenda

Incorporando estos consejos en tu rutina de cuidado de ropa, no solo prolongarás la vida de tus prendas favoritas, sino que también contribuirás a un consumo más consciente y sostenible.  

 

1- Revisar la etiqueta en cada prenda

Las etiquetas proporcionan información valiosa sobre el cuidado de la prenda, incluyendo la temperatura adecuada del agua, si es seguro utilizar secadora, la necesidad de planchado, y si hay restricciones específicas como "no usar blanqueador" o "lavar a mano". Seguir estas recomendaciones puede prevenir daños como decoloración, encogimiento, o deterioro del tejido.

 

Para las prendas que carecen de etiqueta o no tienen instrucciones claras, aquí tienes algunas pautas generales que pueden ayudar:

2- Lavar con menos frecuencia

En general, adopta la filosofía de "menos es más" cuando se trata de lavar la ropa. Esto no solo preserva tus prendas, evitando el desvanecimiento de color, sino que también ahorra agua y energía, contribuyendo a la sostenibilidad ambiental.

3- Lavar con colores similares

Separar la ropa por colores antes de lavarla es una práctica esencial para mantener la integridad y el brillo de los colores de tus prendas.

  • Separa las prendas blancas completamente de las de color para evitar que se vuelvan grises o amarillentas.
  • Los negros, azules marinos, rojos oscuros, y otros colores profundos deben lavarse juntos.
  • Las prendas de colores suaves pueden lavarse juntas.
  • Algunas prendas de colores muy vibrantes pueden requerir ser lavadas por separado las primeras veces, ya que podrían soltar más tinte.

4- Lavar con agua fría

Cuando no estés seguro, lava las prendas en agua fría. El agua fría es menos probable que cause decoloración o daño a la mayoría de los tejidos.

5- Lavar con un buen detergente

Opta por un detergente suave y considera el uso de un producto diseñado para ropa delicada si estás preocupado por el tejido. También, opta por un detergente con ingredientes naturales, que no tenga químicos, y asegúrate de evitar el uso en exceso de detergente.

6- Limpiar manchas de inmediato

Atender rápidamente las manchas es crucial para eliminarlas con éxito, especialmente en tejidos naturales como el algodón y el lino, que son altamente absorbentes.

7- Secado al aire

Colgar la ropa al aire libre o secarla en plano ayuda a prevenir el encogimiento y el daño por calor. Las prendas de lana, por ejemplo, se benefician especialmente del secado en plano para mantener su forma.

8- Prendas delicadas

Ropa que está hecha de seda, telas sintéticas con poliéster, tejidos finos, cuero, piel, terciopelo y otras telas livianas deben clasificarse como prendas delicadas. Las prendas delicadas o aquellas que crees que podrían dañarse en la lavadora deben lavarse a mano en agua fría o tibia con un detergente suave y secado al aire. Otras incluso requieren lavado en tintorería.

9- Prueba de color

Si temes que una prenda pueda desteñir, haz una prueba de color mojando una pequeña parte de la prenda (como una costura interior) en agua para ver si suelta color.